uyuyuy Mi gato

Artículo original: http://trucosgadgetsblogger.blogspot.com.es/2013/10/excelente-widget-de-lindo-gatito.html © Trucos Gadgets Para Blogger

lunes, 26 de enero de 2009

San Antonio y los pajaritos

























































































































Hoy voy a contaros cómo aprendí la canción de "San Antonio y los pajaritos".
Mi madre que era maestra,- mi maestra- tenía que saber muchas canciones, no podía utilizar los medios audiovisuales que ahora tenemos. Había canciones preciosas que se cantaban haciendo las labores para pasar el rato, o mientras íbamos de excursión, -a pie-, por algún bosque o montañita. Cuando estábamos a solas, le pedía que me cantase alguna canción y yo pequeñaja, la iba tatareando, la que más me gustaba era la de San Antonio.
Ahora hace poco la volví a escuchar por Radioteletaxi, pues soy fan de la canción española, y la busqué en youTube, la canta un tal Cecilio; no es con el tono que la cantaba mi madre, pero es lo mismo, quizás la letra varía, pues ya se sabe cuando es un romance, y es tradición oral, la gente la va transformando.
la canción dice así:
Divino Antonio precioso:
suplícale a Dios inmenso
que por tu gracia divina
alumbre mi entendimiento
para que mi lengua
refiera el milagro
que en huerto hiciste
de edad de ocho años.
Su padre era un caballero
cristiano, honrado y prudente
que mantenía su casa
con el sudor de su frente
y tenía un huerto donde cogía
cosecha del fruto
que el tiempo traía.
Por la mañana un domingo,
como siempre acostumbraba,
se marchó su padre a misa,
cosa que nunca olvidaba,
y le dijo:Antonio,
ven aquí, hijo mío
escucha, que tengo
que darte un recado.
Mientras estoy en la misa
gran cuidado has de tener;
mira que los pajaritos
todo lo echan a perder.
Entran en el huerto,
comen el sembrado;
por eso te encargo
que tengas cuidado.
Cuando le dejó su padre
y a la iglesia se marchó
Antonio quedó cuidando
y a los pájaro llamó.
¡Venid pajaritos,
dejad el sembrado,
que mi padre ha dicho
que tenga cuidado.
Para que mejor pueda
cumplir con mi obligación
voy a encerraros a todos
dentro de esta habitaciónn.
A los pajaritos
entrar les mandaba,
y ellos muy humildes,
en el cuarto entraban.
Por aquella cercanía
ni un pajarito quedó,
porque todos acudieron
como Antonio les mandó.
Lleno de alegría
Antoñito estaba,
y los pajaritos
alegres, cantaban.
Al ver venir a su padre ,
luego les mandó callar;
llegó su padre a la puerta
y comenzó a preguntar:
-Dime, hijo amado:
¿Qué tal Antoñito?
¿Has cuidado bien
de los pajaritos?
El hijo contestó:
Padre, no tenga cuidado,
que para que mal no hagan
todos los tengo encerrados.
Y viendo su padre
milagro tan grande
al señor Obispo
trató de avisarle.
Acudió el señor Obispo
con gran acompañamiento
quedando todos confusos
al ver tan grande portento
Abrieron ventanas
puertas a la par
por ver si las aves
se querían marchar.
Antonio les dijo entonces:
“señores nadie se agravie
los pájaros no se marchan
hasta que yo no los mande”.
Se puso en la puerta
y les dijo así:
“Ea, pajaritos
ya podéis salir.
Salgan cigüeñas con orden,
águilas, grullas y garzas,
avutardas, gavilanes,
lechuzas, mochuelos, grajas.
Salgan las urracas,
tórtolas, perdices,
palomas, gorriones
y las codornices.
Salga el cuco y el milano,
zorzal, patos, y andarríos,
canarios y ruiseñores,
tordos, jilgueros y mirlos.
Salgan verderones
y las cardelinas,
también conjugadas
y las golondrinas”.

Al instante que salieron
todos juntitos se ponen,
escuchando a San Antonio
para ver lo que dispone.

Antonio les dijo:
“No entréis en sembrados,
marchad por los montes,
por riscos y prados”.

Al tiempo de alzar el vuelo
cantan con dulce alegría,
despidiéndose de Antonio
y su ilustre compañía:
Adiós, Antoñito
niño muy amado;
y no volveremos
a entrar en sembrados.
El señor Obispo
al ver tal milagro,
por diversas partes
mandó publicarlo.

Árbol de grandiosidades
fuente de la caridad
depósito de bondades
padre de inmensa piedad.
Antonio divino,
por tu intercesión
todos merezcamos
la eterna mansión.

No he conseguido que mis hijos la escuchen, solo un villancico que es una canción de cuna, mi hijo pequeño la canta pero... con burla, yo se la cantaba para acunarlos, mi maddre me la cantó que a su vez la aprendió de sus padres, y así es la tradición.














2 comentarios:

Pfunes dijo...

Estimada Señora:

En primer lugar felicitarle por su blog; me parece muy interesante e instructivo lo que escribe, que no es otra cosa que la microhistoria de nuestro país.

Además un estilo sencillo, directo, sin más ambiciones que la de contar las cosas tal como son, con el desparpajo que sólo puede traer una existencia plena.

Le vuelvo a felicitar y animar a que siga escribiendo y relatándonos sus vivencias.

Atentamente:

Pfunes

Anónimo dijo...

Estimada Señora:

Me llamo Raquel y le escribo desde Buenos Aires, República Argentina, mi abuelo me enseñó esta canción durante mi niñez por el año 1965 yo tenía 5 años, y tuve la sorpresa como usted de encontrarla en You tube por Cecilio la melodía varía mucho porque mi abuelo la cantaba muy lento, lo recuerdo perfectamente, pero deduzco que no la sabía toda o bien porque vino a Argentina en 1911 y fue borrándose de su mente. Lo que quiero saber si es posible en que año fue escrita, otra copla también que cantaba y la tengo es: No te mires en el río cantada por Carlos Cano.
Ambas traen recuerdos maravillosos de mi niñez.
La saludo atte.

Lidia Raquel Pérez
ARGENTINA